Hikam ilahiyya حكم إلهيّة

junio 22, 2011

Súplicas según el orden de los más hermosos Nombres de Dios de Ibn ʻAbbād al-Rundī (733/1333–792/1390)

Filed under: Du'a, Nombres de Dios — Etiquetas: , , , , , , , , , — hikamilahiyya @ 11:23 pm

Súplicas según el orden de los más hermosos Nombres de Dios

Ibn ʻAbbād al-Rundī (733/1333–792/1390)

(Versión PDF de la entrada pdficon_small1)

Presentamos a continuación una traducción del tratado de Ibn ʻAbbād de Ronda, Súplicas según el orden de los más hermosos Nombres de Dios (al-Adʻiya al-murattaba ʻalà al-asmāʼ al-ḥusnà) junto a la edición del texto árabe de Paul Nwyia.

Abū ʻAbd Allāh Muḥammad b. Abī Isḥāq b. ʻAbbād al-Rundī (733/1333–792/1390) fue probablemente el maestro sufí más importante del s. VIII/XIV en el norte de África.[1] Natural de la ciudad de Ronda en el sur de la Península Ibérica donde su padre ejercía de encargado de la prédica en la mezquita, todavía joven emigró con su familia a Fez debido al avance cristiano en la Península. A la edad de siete años, todavía en Ronda, completó la memorización del Corán y comenzó el estudio de la jurisprudencia malikī. Continuó sus estudios de jurisprudencia en Tlemcen con al-Šarīf al-Tilimsānī y más tarde en Fez, donde además de jurisprudencia, estudió uṣūl al-dīn y hadiz con maestros como al-Ābilī, al-Maqqarī, al-ʻImrānī y al-Fištālī. Probablemente alguno de estos maestros debió de iniciarle también en el Sufismo, tenido en gran estima entre los ulemas marroquíes de la época, así como en el estudio de obras sufíes como el Qūt al-Qulūb de Abū Ṭālib al-Makkī y el Iḥyà de al-Gazālī. Abandonó los estudios de las ciencias legales y se dedicó al ascetismo y la vida retirada. Tras los desórdenes que siguieron a la muerte en Fez del Sultán Abū ʻInān en 1358, Ibn ʻAbbād abandonó Fez y se dirigió a Salé como discípulo de Ibn ʻAšīr, el mayor maestro sufí de la época, de carácter sobrio y famoso por su énfasis en el examen de consciencia. Con Ibn ʻAšīr, Ibn ʻAbbād estudió los métodos de diversas tariqas, decantándose finalmente por la Tariqa Šāḏiliyya. Tras la muerte de su maestro, visitó al maestro Abū Marwān ʻAbd al-Malik en Tánger y volvió a Fez. Allí redactó su tratado más famoso, su Tanbīh, un comentario a los Ḥikam de Ibn ʻAṭāʼ Allāh de Alejandría con el que contribuyó a difundir los Ḥikam de Ibn ʻAṭāʼ Allāh en Marruecos. Algún tiempo después, volvió a Salé desde donde mantuvo correspondencia con sus compañeros de Fez. Esta correspondencia recogida en dos colecciones de cartas – la colección mayor[2] con 38 cartas y la menor[3] con 16 – constituye su segundo gran legado escrito. Fue probablemente poco después de redactar su correspondencia menor cuando compuso las Súplicas según el orden de los más hermosos Nombres de Dios. En 1375 es nombrado imām y encargado de la prédica en la gran mezquita de los Qarawiyyīn de Fez – la institución religiosa del Magreb más importante en la época – ocupando este puesto hasta su muerte.

Ibn ʻAbbād es uno de los mayores exponentes del Sufismo sobrio en el que las locuciones teopáticas están ausentes y las exposiciones metafísicas quedan en muy segundo término. El Sufismo de Ibn ʻAbbād se entronca con el de las primeras generaciones de sufíes centradas en la alquimia ascética del alma y la observancia de las cualidades que debe ir adoptando el murīd en su vía de retorno.

Las Súplicas según el orden de los más hermosos Nombres de Dios (al-Adʻiya al-murattaba ʻalà al-asmāʼ al-ḥusnà) conforman un pequeño tratado con el que Ibn ʻAbbād responde a la pregunta de un compañero de Fez en torno al modo de suplicar a Dios mediante Sus Nombres. Este tratado, editado por el Paul Nwyia,[4] contiene, además de las súplicas, una pequeña introducción y un epílogo. En la introducción, Ibn ʻAbbād recuerda la aleya en la que se invita a suplicar a Dios mediante Sus Nombres, así como la tradición en la que se señala que Sus más hermosos Nombres son 99 y la necesidad de recitarlos sucesivamente para entrar en el Paraíso. Ibn ʻAbbād señala a continuación que para la redacción de las súplicas se ha inspirado en las directrices de Abū Ṭālib al-Makkī en su Qūt al-qulūb. La segunda parte del tratado está constituida por el conjunto de súplicas dirigidas a Dios a través de Sus más hermosos Nombres. Ibn ʻAbbād sigue la lista de Nombres transmitida por al-Walīd b. Muslim (m. 195/810) siendo ésta la más habitual en la Tradición Islámica. La única variación apreciable es la inclusión del Nombre al-ʻĀdil en lugar de al-ʻAdl, lo que puede deberse a una variante en la transmisión manuscrita de las Súplicas. El epílogo del tratado consiste en una serie de consejos para que las súplicas sean aceptadas en los que la actitud del suplicante es particularmente importante.

Las Súplicas de Ibn ʻAbbād tuvieron una notable difusión en el contexto morisco, pues fueron traducidas al aljamiado al menos en dos ocasiones diferentes, si bien los autores de las traducciones nos son desconocidos.[5] Pedro Longás Bartabás editó en 1915 una versión adaptada de la traducción completa aljamiada de esta oración con el título de “Letanía de los Nombres de Dios”.[6] Recientemente Xavier Casassas ha publicado una nueva edición de las traducciones aljamiadas en la que corrige la edición de Longás.[7]

Las Súplicas de Ibn ʻAbbād han sido erróneamente atribuidas a Ibn ʻArabī con el título de al-Nūr al-asnà bi-munāŷāti Allāh bi-Asmāʼi-Hi al-ḥusnà,[8] si bien el texto de al-Nūr al-asnà presenta numerosas variantes respecto a las Súplicas de Ibn ʻAbbād. Tras comparar ambas versiones, la causa de las variantes se debe, en la mayoría de los casos, a una deficiente transmisión del texto base de la edición del al-Nūr al-asnà,[9] si bien en algún caso el texto del al-Nūr al-asnà ayuda a aclarar alguna dificultad en la edición de Nwyia. En la actualidad, el al-Nūr al-asnà – es decir, las Súplicas según el orden de los más hermosos Nombres de Dios de Ibn ʻAbbād al-Rundī – está teniendo una notable difusión en Internet, si bien en la mayoría de los casos se cita como una súplica anónima y no se menciona la atribución – errónea por otra parte – a Ibn ʻArabī.

La presente traducción pretende ser un eslabón más en la tradición iniciada por los traductores anónimos moriscos de las Súplicas de Ibn ʻAbbād.

الأدعية المرتّبة على الأسماء الحسنى

لابن عبّاد الرندي

Súplicas según el orden de los más hermosos Nombres [de Dios][10]

Ibn ʻAbbād al-Rundī (733/1333–792/1390)

بسم الله الرحمن الرحيم

En el nombre de Allāh, el Omni-Misericordioso, el Muy-Misericordioso

قال شيخ الزهاد وإمام العباد العالم الولي العارف الإمام القدوة المكاشف سيدنا أبو عبد الله محمد بن إبراهيم بن عباد رحمه الله ورضي عنه بمنه وكرمه.

El maestro de los ascetas, el imām de los siervos, el sabio [en la ley revelada], el amigo íntimo [de Dios], el conocedor [en la vía interior], el imām, el modelo, el que devela [la sabiduría], nuestro señor Abū ʻAbd Allāh Muḥammad b. Ibrāhīm b. ʻAbbād [al-Rundī], Dios tenga misericordia y esté satisfecho de él otorgándole Su gracia y Su generosidad, dijo:

الحمد لله الواحد الأحد الفرد الصمد الذي ﴿لم يلد ولم يولد ولم يكن له كفوءا أحد﴾ الذي وفق أولياءه للوقوف ببابه ورزقهم العكوف على حضرته والإيواء إلى جنابه، وأذاقهم لذة مناجاته على بساط اقترابه واستعملهم بالدعاء بأسمائه الكرام لينيلهم بإجابة دعائهم غاية المرام ويحلّهم بفضله دار السلام – والصلاة والتسليم على سيدنا ومولانا محمد خاتم الأنبياء المسمى بأشرف الأسماء المختص بمزية الاجتباء الاصطفاء السابقة نبوته “وآدم بين الطين والماء” وعلى آله الطيبين الطاهرين وصحابته البررة الأكرمين وتابعيهم بإحسان إلى يوم الدين وسلم تسليما كثيرا.

La alabanza pertenece a Dios, el Único, el Uno, el Singular, el Centro independiente y provisor que «no ha engendrado ni ha sido engendrado y no tiene otro como Él» (Corán 112:3-4), Aquel que concedió a sus amigos íntimos la estancia en Su puerta y les dio en provisión morar asiduamente en Su presencia y albergarse a Su lado, que les permitió saborear la dulzura de Sus confidencias íntimas en el espacio extendido de Su proximidad, que les ordenó que Le suplicaran utilizando Sus generosos Nombres para tornarlos suaves al ser sus súplicas respondidas en la medida de su máximo deseo y para concederles la Casa de la Paz gracias a Su favor. Y sea la bendición y abundantes saludos de paz sobre nuestro dueño y señor Muḥammad, el Sello de los profetas, el que recibe los nombres más nobles, el que se caracteriza por las cualidades propias de ser un elegido y un escogido y por el hecho de que su profecía sea la primera – [pues “Yo ya era profeta] cuando Ādam se hallaba entre la arcilla y el agua” –,[11] así como sobre [los miembros de] su familia – los perfumados con el bien y puros –, sobre sus compañeros – los piadosos y más generosos – y sobre los que les siguen perfeccionándose en la belleza y el bien hasta el día del juicio.

أمّا بعد فإن الدعاء مخ العبادة وبه تنال في الدارين غاية السعادة والحسنى والزيادة وقد ورد في الكتاب والسنة من الأمر به والترغيب فيه ما لا يحصى كثرة. فالواجب على العبد أن يكون ذلك هجيراه آناء ليله ونهاره وإن يستغرق فيه أوقاته في إيراده وإصداره ليكون ذلك علما على صحة عبوديته وافتقاره.

“La súplica es la médula de la adoración”.[12] Mediante la súplica puede obtenerse en las dos moradas [i.e. en esta vida y la futura] la felicidad, el bien y el incremento máximos. En el Libro y la Tradición profética nos han sido transmitidas en innumerables ocasiones órdenes y estímulos para [que pronunciemos súplicas]. Así pues, el siervo debe adoptar como hábito dedicarse a la súplica día y noche. Y si se dedicara completamente durante todo el tiempo a pronunciar [sus súplicas] y expresar [sus invocaciones], sería un signo de la salud de su servidumbre y de su pobreza existencial.

وقد ذكر علماؤنا رضي الله عنهم في كيفية الدعاء وجوها لا تحصى ومن جملتها الدعاء بالأسماء الحسنى. قال الله تعالى: ﴿ولله الأسماء الحسنى فادعوه بها﴾ وذكر الشيخ أبو طالب المكي رضي الله عنه في كتابه قوت القلوب في باب الأوراد منه كيفية الدعاء بها. وهو إمام في طريقته. فرأينا أن نقتدي به في ذلك ونسلك مسلكه الذي هو سالك ونأتي به على وجوه لائقة بالداعين ونقتصر من ذلك على الأسماء التسعة والتسعين على ما جاء في الحديث الصحيح “إنّ لله تسعة وتسعين اسما من أحصاها دخل الجنّة” ونختار منها ما وقع تعيينه في بعض طرق هذا الحديث وإن لم يصحح ذلك الأئمّة تقديما للنص على الاستقراء واغتناما لرفع مؤنة التعب في التعديد والإحصاء. ونسوق الدعاء موافقا للاسم المدعو به نوعا من الموافقة ونتحرّى في ذلك الألفاظ الوجيزة المختصرة والمقاصد المؤثرة المتخيّرة ونقول:

Nuestros sabios – Dios esté satisfecho de ellos – han mencionado innumerables modos de llevar a cabo súplicas. Uno de estos modos es la súplica por medio de los más hermosos Nombres [de Dios]. Dijo Dios: “Dios tiene los más hermosos Nombres. Así pues, suplicadLe mediante ellos” (Corán 7:180). El maestro Abū Ṭālib al-Makkī – Dios esté satisfecho de él – mencionó en su libro Qūt al-qulūb o Alimento de los corazones en el capítulo dedicado a las invocaciones diarias en recuerdo de Dios (wird, pl. awrād) la forma de suplicar [a Dios] mediante [Sus Nombres].[13] Y en el sendero (ṭāriqa) [de la súplica, Abū Ṭālib al-Makkī] es un imām. Así que consideramos adecuado imitarle en este aspecto y seguir el camino que había recorrido de modo que aportáramos maneras que fueran convenientes a los suplicantes. Por este motivo, nos limitamos a 99 Nombres tal como informa el hadiz correcto: “Dios tiene 99 Nombres. Quien llegue a conocerlos en profundidad enumerándolos sucesivamente entrará en el Paraíso”.[14] Así que escogimos aquellos Nombres que eran coincidentes en varias transmisiones de este hadiz – aunque los imāmes no las confirmen como verídicas – para someter el texto a examen y aprovechar para eliminar las exigencias que produce la fatiga al enumerar [los Nombres recogidos en todas las transmisiones]. Así que dispusimos la súplica de la mejor manera de modo que concordara de alguna forma con el Nombre al que se iba a dirigir. Para ello, elegimos palabras concisas y abreviadas y propósitos escogidos y selectos. Así pues, decimos:

يَا اللهُ، دُلَّنِي بِكَ عَلَيْكَ وَارْزُقْنِي مِنَ الثَّبَات عِنْدَ وُجُودِكَ مَا أَكُونُ بِهِ مُتأَدِّباً بَيْنَ يَدَيْكَ.

¡Yā ‘Llāhu!, dulla-nī bi-Ka ʻalay-Ka wa-‘rzuq-nī mina ‘ṯ-ṯabāti ʻinda wuŷūdi-Ka mā akūnu bi-hi mutaʼaddiban bayna yaday-Ka.

¡Oh Allāh!, condúceme hacia Ti por medio de Ti y provéeme con aquel aspecto de la permanencia inmutable (ṯabāt) en Tu Existencia (wuŷūd) que haga que me comporte con la etiqueta debida ante Ti.

يَا رَحمنُ، ارْحَمْنِي بِسُبُوغِ نِعَمِكَ وَآلاَئِكَ وَبُلُوغِ الأَمَلِ فِي شَدَائِدِكَ ولأوائِكَ.

¡Yā Raḥmānu!, irḥam-nī bi-subūgi niʻami-Ka wa-ālāʼi-Ka wa-bulūgi ‘l-amali fī šadāʼidi-Ka wa-laʼwāʼi-Ka.

¡Oh Omni-Misericordioso (Raḥmān)!, concédeme la misericordia que se traduce en la holgura de Tus gracias y Tus favores, así como la que se traduce en alcanzar la esperanza durante las calamidades y la adversidad por Ti inflingidas.

يَا رَحِيمُ، ارْحَمْنِي بِدُخُولِ جَنَّتِكَ وَالتنَعُّمِ بِقُرْبِك وَرُؤْيَتِكَ.

¡Yā Raḥīmu!, irḥam-nī bi-dujūli ŷannati-Ka wa-‘t-tanaʻʻumi bi-qurbi-Ka wa-ruʼyati-Ka.

¡Oh Muy-Misericordioso (Raḥīm)!, concédeme la misericordia de entrar en Tu paraíso y de disfrutar de Tu proximidad y visión.

يَا مَالِكَ الدُّنْيَا وَالآخِرَةِ مُلْكاً تامّاً كَامِلاً، اِجْعَلْني فِي الوُصُولِ إِلى حَضْرَةِ النَّعِيمِ وَالمُلْكِ الكَبِيرِ جَادّاً عَامِلاً.

¡Yā Mālika ‘d-dunyā wa-‘l-ājirati mulkan tāmman kāmilan!, iŷʻal-nī fī ‘l-wuṣūli ilà ḥaḍrati ‘n-naʻīmi wa-‘l-mulki ‘l-kabīri ŷāddan ʻāmilan.

¡Oh Poseedor [tb. Rey] (Mālik) del mundo más próximo (dunyā) y de la morada postrera (ājira), [mundos que constituyen] un reino perfecto y completo!, concédeme ser diligente en el esfuerzo y la acción para poder llegar a la presencia de la dicha y al gran Reino.

يَا قُدُّوسُ، قَدِّسْني عَنِ العُيُوبِ وَالآفَات وَطَهِّرْنِي مِنَ الذُّنُوبِ وَالسَّيِّئَاتِ.

¡Yā Quddūs!, qaddis-nī ʻani ‘l-ʻuyūbi wa-‘l-āfāti wa-ṭahhir-nī mina ‘ḏ-ḏunūbi wa-‘s-sayyiʼāt.

¡Oh Santo (Quddūs)!, líbrame de los defectos y de la plaga de los vicios y purifícame de los pecados y las malas acciones.

يَا سَلاَمُ، سَلِّمْني مِنْ كُلِّ وَصْفٍ ذَمِيمٍ وَاِجْعَلْني مِمَّنْ يَأْتِيكَ بِقَلبٍ سَلِيمٍ[15].

¡Yā Salāmu!, sallim-nī min kulli waṣfin ḏamīmin wa-‘ŷʻal-nī mim-man yaʼtī-Ka bi-qalbin salīmin.

¡Oh Paz Íntegra (Salām)!, presérvame de toda cualidad reprochable y concédeme formar parte de los que llegan a Ti adornados con un corazón seguro, saludable y en paz.

يَا مُؤْمِنُ، آمِنِّي يَوْمَ الفَزَعِ الأَكْبرِ وَارْزُقْني مِنْ مَزِيدِ الإِيمَانِ بِكَ الحَظَّ الأَوْفر.

¡Yā Muʼminu!, āmin-nī yawma ‘l-fazaʻi ‘l-akbari wa-‘rzuq-nī min mazīdi ‘l-īmāni bi-Ka ‘l-ḥaẓẓa ‘l-awfar.

¡Oh Tú que Das la Seguridad (Muʼmin)!, concédeme estar seguro el día del máximo terror y provéeme con la más abundante participación en la suma fe (īmān, i.e. ‘estar seguro en algo y de algo’) en Ti.

يَا مُهَيْمِنُ، اِجْعَلْني لِمُهَيْمِنِيَّتِكَ شَاهِداً وَرَائِياً وَلأَمَانَاتِكَ وَعَهْدِكَ حَافِظاً وَرَاعِياً.

¡Yā Muhayminu!, iŷʻal-nī li-muhayminiyyati-Ka šāhidan wa-rāʼiyan wa-li-amānāti-Ka wa-ʻahdi-Ka ḥāfiẓan wa-rāʻiyan.

¡Oh Protector Vigilante (Muhaymin)!, concédeme contemplar y ver Tu cualidad de protector vigilante, así como proteger y guardar los depósitos que Tú [nos] confiaste y el pacto de fidelidad que Tú estableciste [con nosotros].

يَا عَزِيزُ، اِجْعَلْني لِعِزَّتِكَ مِنَ الأَذَلِّينَ بَيْنَ يَدَيْكَ وَاسْتعْمِلْني[16] بِأَعْمَالِ الأَعَزِّينَ لَدَيْكَ.

¡Yā ʻAzīzu!, iŷʻal-nī bi-ʻizzati-Ka mina ‘l-aḏallīna bayna yaday-Ka wa-‘staʻmil-nī bi-aʻmāli ‘l-aʻazzīna laday-Ka.

¡Oh Tú de Nobleza Gloriosa e Irresistible (ʻAzīz)!, disponme por Tu gloria irresistible entre los más humildes y dóciles ante Ti y ocúpame en llevar a cabo las acciones de los más nobles y gloriosos ante Ti.

يَا جَبَّارُ، اجْبُرْ حَالي بمُوَافَقَةِ مُرَادِكَ وَلاَ تجْعَلْني جَبَّاراً عَلَى عِبَادِكَ.

¡Yā Ŷabbāru!, uŷbur ḥālī bi-muwāfaqati murādi-Ka wa-lā taŷʻal-nī ŷabbāran ʻalà ʻibādi-Ka.

¡Oh Tú que por Tu Constricción Sueldas las Fracturas sin cesar (Ŷabbār)!, constriñe mi estado de acuerdo con Tu deseo y no hagas que constriña a Tus siervos tiranizándolos.

يَا مُتَكَبِّرُ، اِجْعَلْني مِنَ المُتَوَاضِعِينَ لِكِبرِيَائِكَ الخَاضِعِينَ لِحُكْمِكَ وَقَضَائِكَ.

¡Yā Mutakabbiru!, iŷʻal-nī mina ‘l-mutawāḍiʻīna li-kibriyāʼi-Ka ‘l-jāḍiʻīna li-ḥukmi-Ka wa-qaḍāʼi-Ka.

¡Oh Orgulloso por Tu Grandeza (Mutakabbir)!, disponme entre los humildes ante Tu orgullosa grandeza, entre los que acatan humildemente Tu veredicto y Tu decreto.

يَا خَالِقُ، اخْلِقْ فِي قَلْبي تَوْفِيقِ الطَّاعَةِ وَاعْصِمْني بَيْنَ خَلْقِكَ مِنْ كُلِّ ظَلاَمَةٍ وَتبَاعَةٍ.

¡Yā Jāliqu!, ijliq fī qalb-ī tawfīqan li-‘ṭ-ṭāʻati wa-‘ʻṣim-nī bayna jalqi-Ka min kulli ẓalāmatin wa-tabāʻatin.

¡Oh Creador (Jāliq)!, crea en mi corazón la disposición de la obediencia y presérvame entre Tu creación de toda injusticia causada y de las consecuencias que se siguen.

يَا بَارِئُ، اِجْعَلْني مِنْ خَيْرِ الْبَرِيَّةِ وَخَلِّقْني بِأَخْلاقٍ حَسَنَةٍ سَوِيَة.

¡Yā Bāriʼu!, iŷʻal-nī min jayri ‘l-barīyati wa-jalliq-nī bi-ajlāqin ḥasanatin sawiya.

¡Oh Productor (Bāriʼ)!, concédeme formar parte de las mejores criaturas y perfúmame con rasgos de carácter buenos y bellos, rectos y equilibrados.

يَا مُصَوِّرُ، صَوِّرْنِي بِصُورَةِ عُبُودِيَّتِكَ وَنَوِّرْنِي بِأَنْوَارِ مَعْرِفَةِ رُبُوبِيَّتِكَ.

¡Yā Muṣawwiru!, ṣawwir-nī bi-ṣūrati ʻubūdiyyati-Ka wa-nawwir-nī bi-anwāri maʻarifati rubūbiyyati-Ka.

¡Oh Formador (Muṣawwir)!, confórmame según la forma de Tu servidumbre (ʻubūdiyya) e ilumíname con las luces del conocimiento de Tu señorío (rubūbiyya).

يَا غَفَّارُ، اغْفِرْ لي جمِيعَ الكَبَائِرِ وَالصَغَائِرِ وَهَوَاجِمَ الغَفْلاَت وَهَوَاجِسَ الضَّمَائِرِ.

¡Yā Gaffāru!, igfir lī ŷamīʻa ‘l-kabāʼiri wa-‘ṣ-ṣagāʼiri wa-hawāŷima ‘l-gaflāti wa-hawāŷisa ‘ḍ-ḍamāʼir.

¡Oh Tú que Cubres con Tu Perdón sin Cesar (Gaffār)!, perdóname todas las faltas grandes y pequeñas, los asaltos de los descuidos y las ocurrencias de las conciencias.

يَا قَهَّارُ، أَشْهِدْنِي قَهْرَكَ وَلاَ تُؤَمِّنِّي مَكْرَكَ.

¡Yā Qahhāru!, ašhid-nī qahra-Ka wa-lā tuʼammin-nī makra-Ka.

¡Oh Tú que Subyugas sin Cesar (Qahhār)!, dame ser testimonio de Tu yugo y no me protejas de Tu ardid.

يَا وَهَّابُ، هَبْ لِي مِنْ جَزِيلِ هِبَاتِكَ مَا يُبَلِّغُني إِلى مَرْضَاتِكَ.

¡Yā Wahhābu!, hab lī min ŷazīli hibāti-Ka mā yuballigu-nī ilà marḍāti-Ka.

¡Oh Tú que Das Gratuitamente sin Cesar (Wahhāb)!, dame aquellos de Tus abundantes dones que propicien que estés satisfecho de mí.

يَا رَزَّاقُ، ارْزُقْني عِلْماً نَافِعاً وَرِزْقاً حَلاَلاً وَاسِعاً.

¡Yā Razzāqu!, urzuq-nī ʻilman nāfiʻan wa-rizqan ḥalālān wāsiʻan.

¡Oh Tú que Provees sin Cesar (Razzāq)!, provéeme con la ciencia provechosa y concédeme una provisión amplia y lícita.

يَا فَتَّاحُ، افْتحْ لي أَبْوَابَ السَّعَادَةِ وَحَقِّقْني بحَقَائِقِ أَهْلِ الإِرَادَةِ.

¡Yā Fattāḥu!, iftaḥ lī abwāba ‘s-saʻādati wa-ḥaqqiq-nī bi-ḥaqāʼiqi ahli ‘l-irāda.

¡Oh Tú que Abres sin Cesar (Fattāḥ)!, ábreme las puertas de la felicidad e invísteme con las realidades del pueblo de la voluntad.[17]

يَا عَلِيمُ، عَلِّمْني مِنْ عِلْمِكَ مَا ترْضَى بِهِ عَنِّي وَلاَ تُؤَاخِذْنِي بِمَا تَعْلَمُهُ مِنِّي.

¡Yā ʻAlīmu!, ʻallim-nī min ʻilmi-Ka ma tarḍà bi-hi ʻan-nī wa-lā tuʼājiḏ-nī bi-mā taʻlamu-hu min-nī.

¡Oh Conocedor (ʻAlīm)!, enséñame aquella parte de Tu ciencia que permita que estés satisfecho de mí y no me castigues por lo que sepas de mí.

يَا قَابِضُ يَا بَاسِطُ، اقْبِضْني عَنْ مُتَابَعَةِ دَوَاعِي النَّفْسِ وَابْسِطْ أَمَنِيَّ بِتَنَسُّمِ نَفَحَاتِ الأُنْسِ.

¡Yā Qābiḍu! ¡yā Bāsiṭu!, iqbiḍ-nī ʻan mutābaʻati dawāʻī ‘n-nafsi wa-‘bsiṭ amaniyya bi-tanassumi nafaḥāti ‘l-uns.

¡Oh Tú que Estrechas (Qābiḍ)! ¡oh Tú que Dilatas (Bāsiṭ)!, estréchame para evitar que siga las exigencias del alma y dilata mi tranquilidad y sosiego mediante el perfume de las exhalaciones del género humano (nafaḥāt al-uns).[18]

يَا خَافِضُ يَا رَافِعُ، اخْفِضْ لي هَوَايَ لاِبْتِغَاءِ مَحَابِّكَ وَارْفَعْني بِقُرْبِكَ والإيواء إِلى جَنَابِكَ.

¡Yā Jāfiḍu! ¡yā Rāfiʻu!, ijfiḍ lī hawāya li-‘btigāʼi maḥābbi-Ka wa-‘rfaʻ-nī bi-qurbi-Ka wa-‘l-īwāʼi ilà ŷanābi-Ka.

¡Oh Tú que haces descender (Jāfiḍ)! ¡oh Tú que Elevas (Rāfiʻ)!, haz que desciendan mis pasiones desordenadas para que obtenga el amor por Ti y haz que ascienda a Tu cercanía y more junto a Tu lado.

يَا مُعِزُّ يَا مُذِلُّ، أَعِزَّنِي بِعِزِّ التوْحِيدِ وَالإِيمَانِ وَلاَ تُذِلَّنِي بِاتِّبَاعِ خُطُوَات الشَّيْطَانِ.

¡Yā Muʻizzu! ¡yā Muḏillu!, aʻizza-nī bi-ʻizzi ‘t-tawḥīdi wa-‘l-īmāni wa-lā tuḏilla-nī bi-‘ttibāʻi juṭuwāti ‘š-Šayṭān.

¡Oh Tú que Ennobleces Otorgando la Gloria Irresistible (Muʻizz)! ¡oh Tú que Humillas en la Vileza (Muḏill)!, ennobléceme con la gloriosa nobleza de la unidad y la fe y no me envilezcas haciendo que siga los pasos de Šayṭān.

يَا سَمِيعُ، أَسمِعْني بِلَطَائِفِ إِسمَاعِكَ مَنْ عَلِمْت[19] فِيهِ الخَيْرَ وَاِجْعَلْني مِنَ المُرَاعِينَ لِسَمْعِكَ فِي كُلِّ نَهْيٍ وَأَمْرٍ.

¡Yā Samīʻu!, asmiʻ-nī bi-laṭāʼifi ismāʻi-Ka man ʻalimta fī-hi ‘l-jayra wa-‘ŷʻal-nī mina ‘r-murāʻīna li-samʻi-Ka fī kulli nahyin wa-amrin.

¡Oh Tú que Oyes (Samīʻ)!, hazme oír por las sutilezas de la audición que Tú concedes a aquel en quien reconoces el bien (Corán 8, 23) y concédeme formar parte de los que Te prestan oídos [haciéndoTe caso] en toda orden e interdicción.

يَا بَصِيرُ، اِجْعَلْني بَصِيراً فِي دِينِكَ عِنْدَ اشْتِبَاهِ الأُمُورِ، ذَا بَصِيرَةٍ تامَّةٍ فِي اجْتِنَابِ كُلِّ مَحْظُورٍ.[20]

¡Yā Baṣīru!, iŷʻal-nī baṣīran fī dīni-Ka ʻinda ‘štibāhi ‘l-umūri, ḏā baṣīratin tāmmatin fī ‘ŷtinābi kulli maḥẓūr.

¡Oh Tú que Ves (Baṣīr)!, concédeme poseer una visión versada y penetrante de Tu religión frente a los asuntos ambiguos y estar dotado de una visión interior perfecta para dejar de lado todo aquello vedado.

يَا حَكَمُ،[21] اِجْعَلْني لحُكْمِ إِرَادَتِكَ مُسَلِّماً وَلأَحْكَامِ شَرِيعَتِكَ مُعَظِّماً.

¡Yā Ḥakamu!, iŷʻal-nī li-ḥukmi irādati-Ka musalliman wa-li-aḥkāmi šarīʻati-Ka muʻaẓẓiman.

¡Oh Juez (Ḥakam)!, concédeme aceptar y preservar el decreto de Tu voluntad y honrar y exaltar las prescripciones de Tu Ley (Šarīʻa).

يَا عاَدِلُ، اِجْعَلْني ممَّنْ يَقُومُ بِالعَدْلِ فِي جمِيعِ عَمَلِهِ وَيَبْلُغُ مِن الرُقِي فِي دَرَجَات الإِحْسَانِ غَايَةَ أَمَلِهِ.

¡Yā ʻĀdilu!, iŷʻal-nī min-man yaqūmu bi-‘l-ʻadli fī ŷamīʻi ʻamali-hi wa-yablugu mina ‘r-ruqī fī daraŷāti ‘l-iḥsāni gāyata amali-hi.

¡Oh Justo (ʻĀdil)!, concédeme formar parte de los que basan todas sus acciones en la justicia y ven cumplidas al máximo sus esperanzas de ascender en los grados del perfeccionamiento en la belleza y el bien (iḥsān).

يَا لَطِيفُ، اُلْطُفْ بِي فِي قَدَرِكَ وَقَضَائِكَ وَاقْسِمْ لي مِنْ جَزِيلِ بِرِّكَ وَآلاَئِكَ.

¡Yā Laṭīfu!, ulṭuf bī fī qadari-Ka wa-qaḍāʼi-Ka wa-‘qsim lī min ŷazīli birri-Ka wa-ālāʼi-Ka.

¡Oh Tú de Sutil Delicadeza y Benévola Gracia (Laṭīf)!, en lo que Tú determines y decretes, sé benévolo conmigo y concédeme una parte de Tu abundante bien y de Tus abundantes favores.

يَا خَبِيرُ، اِجْعَلْني خَبِيراً بخَفَيَّات عُيُوبِي مُسْتغْفِراً مِنْ جمِيعِ ذُنُوبِي.

¡Yā Jabīru!, iŷʻal-nī jabīran bi-jafayyāti ʻuyūbī mustagfiran min ŷamīʻi ḏunūbī.

¡Oh Bien Informado (Jabīr)!, concédeme estar informado de los aspectos ocultos de mis vicios y pedir el perdón por todos mis pecados.

يَا حَلِيمُ، خَلِّقْني بِخُلُقِ الحِلْمِ وَحَقِّقْني بحَقَائِقِ العِلْمِ.

¡Yā Ḥalīmu!, jalliq-nī bi-juluqi ‘l-ḥilm wa-ḥaqqiq-nī bi-ḥaqāʼiqi ‘l-ʻilm.

¡Oh Magnánimo (Ḥalīm)!, perfúmame con el carácter de la magnanimidad e invísteme con las realidades del conocimiento.

يَا عَظِيمُ بِعَظَمَةٍ لاَ تُحِيطُ بِهَا أَوْهَامُ المُتفَكِّرِينَ، اِجْعَلْني عَظِيمَ الهِمَّةِ فِي الترَقُّي في مَقَامَات أَهْلِ التمْكِينِ.

¡Yā ʻAẓīmu bi-ʻaẓamatin lā tuḥīṭu bi-hā awhāmu ‘l-mutafakkirīna!, iyʻal-nī ʻaẓīma ‘l-himmati fī ‘t-taraqqī fī maqāmāti ahli ‘t-tamkīn.

¡Oh Inmenso (ʻAẓīm) – de una majestuosa inmensidad tal que no pueden abarcarla las conjeturas de los que reflexionan!, concédeme una aspiración inmensa por ascender las estaciones [que han recorrido] la gente de la consolidación (ahl al-tamkīn).

يَا غَفُورُ، اغْفِرْ لي جمِيعَ الخَطَايَا وَالذُّنُوبِ وَأبْلِغْني مِنْ رِضَاكَ غَايَةَ المَرْغُوبِ.

¡Yā Gafūru!, igfir lī ŷamīʻa ‘l-jaṭāyā wa-‘ḏ-ḏunūbi wa-ablig-nī min riḍā-Ka gāyata ‘l-margūb.

¡Oh Tú que Concedes el Perdón en Abundancia (Gafūr)!, cubre con tu perdón todas mis faltas y pecados y haz que alcance Tu satisfacción (riḍā) según [mi] máximo deseo.

يَا شَكُورُ، اِجْعَلْني شَكُوراً لِمَا أَنْعَمْت بِهِ عَلَيَّ مِنْ نَعْمَائِكَ، ذَكُوراً لإِحْسَانِكَ وَآلاَئِكَ.

¡Yā Šakūru!, iŷʻal-nī šakūran li-mā anʻamta bi-hi ʻalayya min naʻmāʼi-Ka ḏakūran li-iḥsāni-Ka wa-ālāʼi-Ka.

¡Oh Sumamente Agradecido (Šakūr)!, concédeme que esté sumamente agradecido de las dichas con las que me has agraciado y que recuerde abundantemente Tu obra que difunde la belleza y el bien (iḥsān), así como Tus favores.

يَا عَلِيُّ ذَا اِسْتِحْقَاقِ لِنُعُوتِ العَلاَءِ وَالجَلَالِ، اِجْعَلْني عِنْدَكَ مِنَ الأَعلِينَ فِي دَرَجَات الكَمَالِ.

¡Yā ʻAlī – Ḏā istiḥqāqi li-nuʻūti ‘l-ʻalāʼi wa-‘l-ŷalāli!, iŷʻal-nī ʻinda-Ka mina ‘l-aʻlīna fī daraŷāti ‘l-kamāl.

¡Oh Elevadísimo (ʻAlī) – Aquel que es digno de los calificativos de elevación y majestad!, concédeme que sea uno de los más elevados junto a Ti en los grados de la perfección.

يَا كَبِيرُ فلاَ كَبِير إِلاَّ وَهُوَ بِالإِضَافَةِ إِلى كِبرِيَائِهِ حَقِيرٌ، اِجْعَلْني مِنَ الكبراءِ المُخْتصِّينَ بِالمُلْكِ الكَبِيرِ.

¡Yā Kabīru – fa-lā kabīran illà wa-huwa bi-‘l-iḍāfati ilà kibriyāʼi-Hi ḥaqirun!, iŷʻal-nī mina ‘l-kubarāʼi ‘l-mujtaṣṣina bi-‘l-mulki ‘l-kabīr.

¡Oh Grandísimo (Kabīr) – ante Cuya grandeza, la grandeza de cualquier otro no es sino insignificante!, concédeme formar parte de los grandes que han sido distinguidos con el Gran Reino.

يَا حَفِيظُ، احْفَظْني عَنْ مُوَاقِعَةِ مُوجِبَات عَذَابِكَ وَاِجْعَلْني حَفِيظاً لِمَا اسْتحْفَظْتني مِن كِتابِكَ.

¡Yā Ḥafīẓu!, iḥfaẓ-nī ʻan muwāqiʻati mūŷibāti ʻaḏābi-Ka wa-‘ŷʻal-nī ḥafīẓan li-mā ‘staḥfaẓta-nī min kitābi-Ka.

¡Oh Preservador (Ḥafīẓ)!, presérvame de caer en las obras que acarrean Tu castigo y dame preservar en la memoria el contenido que me has confiado de Tu libro.

يَا مُقِيتُ، أَقِتْنِي[22] ظَاهِراً وبَاطِناً بِأَحَسَنِ الأَقْوَات وَصُنِّي مِنْ غَضَبِكَ في جَمِيعِ الأَوْقَاتِ.

¡Yā Muqītu!, aqit-ni ẓāhiran wa- bāṭinan bi-aḥsani ‘l-aqwāti wa-ṣun-nī min gaḍabi-Ka fī ŷamīʻi ‘l-awqāt.

¡Oh Tú que Alimentas (Muqīt)!, aliméntame interior y exteriormente con el mejor de los alimentos y guárdame de Tu cólera en todos los momentos.

يَا حَسِيبُ، اسْتعْمِلْني بِالمحَاسَبَةِ قَبْلَ الحِسَابِ وَالسُّؤَالِ وَكُنْ حَسْبي فِي جمِيعِ الأَحْوَالِ.

¡Yā Ḥasību!, istaʻmil-nī bi-‘l-muḥāsabati qabla ‘l-ḥisābi wa-‘s-suʼāli wa-kun ḥasb-ī fī ŷamīʻi ‘l-aḥwāl.

¡Oh Tú que Llevas la Cuenta y Eres el Único que Bastas en Toda Cuenta (Ḥasīb)!, ocúpame en el examen por el que rinda cuenta de mis actos (muḥāsaba) antes de la cuenta (ḥisāb) y la pregunta [del día del juicio] y bástame (ḥasbī) en todos los estados.

يَا جَلِيلُ فَلاَ جَلِيلَ إِلاَّ وَهُوَ لجَلاَلِهِ مُسْتكِينٌ اِجْعَلْني مِنْ هَيْبَتِكَ وَإجْلاَلِكَ فِي مَقَامٍ مَكِينٍ.

¡Yā Ŷalīlu – fa-lā yalīla illà wa-huwa li-yalāli-Hi mustakīnun!, iŷʻal-nī min haybati-Ka wa-iŷlāli-Ka fī maqāmin makīnin.

¡Oh Tú de Nobleza Majestuosa (Ŷalīl) – ante Cuya majestad queda humillado cualquier otro calificado con ella!, sitúame por el temor y el respeto reverencial que Tú me inspiras en una estación estable y segura.

يَا كَرِيمُ، اِجْعَلْني مِنَ المُكْرَمِينَ بِطَاعَتِكَ وَمَحَبَّتِكَ وَأَكْرِمْني بِالنَّظَرِ إِلى وَجْهِكَ الكَرِيمِ فِي جِوَارِكَ وَجَنَّتِكَ.

¡Yā Karīmu!, iŷʻal-nī min ‘l-mukramīna bi-ṭāʻati-Ka wa-maḥabbati-Ka wa-akram-nī bi-‘n-naẓari ilà waŷhi-Ka ‘l-karīmi fī ŷiwāri-Ka wa-ŷannati-Ka.

¡Oh Tú de Nobleza Generosa (Karīm)!, disponme entre los que han sido honrados generosamente con el don de obedecerTe y con el amor por Ti y hónrame por Tu generosidad con la visión de Tu noble Faz en Tu vecindad y Tu paraíso.

يَا رَقِيبُ، ارْزُقْني مِنْ مُرَاقَبَتِكَ مَا يمنَعُني مِنَ العِصْيَانِ وَمِنْ مُشَاهَدَةِ قُرْبِكَ مَا يُذْهِبُ بِدَوَاعِي الغَفْلَةِ وَالنِّسْيَانِ.

¡Yā Raqību!, urzuq-nī min murāqabati-Ka mā yamnaʻu-nī mina ‘l-ʻiṣyāni wa-min mušāhadati qurbi-Ka mā yuḏhibu bi-dawāʻī ‘l-gaflati wa-‘n-nisyān.

¡Oh Vigilante (Raqīb)!, dame en provisión aquel aspecto de Tu vigilancia (murāqaba) que me impida la desobediencia, así como aquel aspecto de la contemplación testimonial (mušāhada) de Tu proximidad que elimine las exigencias de la negligencia y el olvido.

يَا مُجِيبُ، اسْتجِبْ لمن دَعَاكَ بِأَسمَائِكَ الحُسْنَى وَسألكَ وَاِجْعَلْني ممَّنْ أَجَابَ دَعْوَتكَ وَأَتْبَعَ رُسُلَكَ.

¡Yā Muŷību!, istaŷib li-man daʻā-Ka bi-asmāʼi-Ka ‘l-ḥusnà wa-saʼala-Ka wa-‘ŷʻal-nī mim-man aŷāba daʻwata-Ka wa-atbaʻa rusula-Ka.

¡Oh Tú que Respondes (Muŷīb)!, responde favorablemente a quien te dirige una súplica por medio de Tus más hermosos Nombres y Te solicita y concédeme formar parte de los que responden a Tu llamada (daʻwa) y siguen sin descanso a Tus enviados.

يَا وَاسِعُ وَسِعْت كُلَّ شْيْءٍ رَحمَةً وَعِلْماً، أَوْسِعْنِي مِنَ الرَّحمَةِ وَالعِلْمِ حَظًا وَافِرًا.

¡Yā Wāsiʻu, wasiʻta kulla šayʻin raḥmatan wa-ʻilman!, awsiʻ-nī mina ‘r-raḥmati wa-‘l-ʻilmi ḥaẓẓan wāfiran.

¡Oh Amplio (Wāsiʻ) – Tú que abarcas en amplitud todas las cosas a modo de misericordia (raḥma) y conocimiento (ʻilm)!, concédeme de forma amplia una participación abundante en la misericordia y el conocimiento.

يَا حَكِيمُ فحِكْمَتُهُ لاَ يَشُذُّ شَيْءٌ عَنْهَا، هَبْ لي حِكْمَةً تحمِلُني عَلَى محَاسِنِ الأَفْعَالِ وَترْكِ القَبَائِحِ مِنْهَا.

¡Yā Ḥakīmu – fa-ḥikmatu-Hu lā yašuḏḏu šayʼun ʻan-hā, hab lī ḥikmatan taḥmilu-nī ʻalà maḥāsini ‘l-afʻāli wa-tarki ‘l-qabāʼiḥi min-hā.

¡Oh Sabio (Ḥakīm), de cuya sabiduría nada se aparta!, dame la sabiduría que me conduzca a las acciones más bellas y mejores y que me aparte de las detestables.

يَا وَدُودُ يَوَدُّ أَوْلِيَاءَهُ وَأَصْفِيَاءَهُ المُقَرَّبِينَ، اِجْعَلْ فِي قَلْبي وُداًّ لَكَ وَاِجْعَلْ لي وُداًّ فِي قُلُوبِ المُؤْمِنِينَ.

¡Yā Wadūdu, yawaddu awliyāʼa-Hu wa-aṣfiyāʼa-Hu ‘l-muqarrabīna!, iŷʻal fī qalb-ī wuddan la-Ka wa-‘ŷʻal lī wuddan fī qulūbi ‘l-muʼminīn.

¡Oh Amoroso (Wadūd) – que ama a Sus amigos más íntimos y sinceros, Sus más próximos!, pon en mi corazón amor por Ti y pon amor por mí en los corazones de los que están seguros [de Ti y por Ti] (muʼmin).

يَا مَجِيدُ بمَعْنَى عَظَمِ الشَّأْنِ وَعُمُومِ الإِحْسَانِ، ارْزُقْني مِنَ المجْدِ مَا هُوَ غَايَةَ الإِمْكَانِ فِي طَاقَةِ الإِنْسَانِ.

¡Yā Maŷīdu bi-maʻnà ʻaẓami ‘š-šaʼni wa-ʻumūmi ‘l-iḥsāni!, urzuq-nī mina ‘l-maŷdi mā huwa gāyata ‘l-imkāni fī ṭāqati ‘l-insān.

¡Oh Sumamente Glorioso (Maŷīd), pues [Tu] asunto es inmenso y [Tu] obra por la que difundes la belleza y el bien llega a todo!, provéeme con la gloria en la máxima medida posible para el ser humano.

يَا بَاعِثُ، ابْعَثْ لي خَوَاطِرَ الخَيرِ مِنْ خَزَائِنِ السِرِّ وَأثْبِتْنِي يَوْمَ البَعْثِ بجَزِيلِ الأَجْرِ وَجمِيلِ البرِّ.

¡Yā Bāʻiṯu!, ibʻaṯ lī jawāṭira ‘l-jayri min jazāʼini ‘s-sirri wa-aṯbit-nī yawma ‘l-baʻṯi bi-ŷazīli ‘l-aŷri wa-ŷamīl ‘l-birr.

¡Oh Tú que Suscitas y Resucitas (Bāʻiṯ)!, suscita en mí pensamientos de bien procedentes de los tesoros donde se guarda el secreto y en el día de la resurrección establéceme de manera permanente en el disfrute de una recompensa abundante y en un hermoso estado de piedad y felicidad paradisíacas.

يَا شَهِيدُ، اِجْعَلْني لِشَاهِدِيَّتِكَ مُتَّقِياً وَبِعِلْمِكَ مُكْتفِياً.

¡Yā Šahīdu!, iŷʻal-nī li-šāhidiyyati-Ka muttaqiyan wa-bi-ʻilmi-Ka muktafiyan.

¡Oh Testimonio (Šahīd)!, concédeme que sea consciente de Tu cualidad de testimonio (šāhidiyya) de manera temerosa y respetuosa y que tenga un conocimiento de Ti suficiente.

يَا حَقُّ، حَقِّقْ رَجَائِي فِي بُلُوغِ حَقِيقَةٍ مِنْ حَقَائِقِ تَوْحِيدِكَ وَاسْتَعْمِلْنِي[23] بِالقِيَامِ بحَقِّكَ وَالوُقُوفِ عَلَى حُدُودِكَ.

¡Yā Ḥaqqu!, ḥaqqiq raŷāʼ-ī fī bulūgi ḥaqīqatin min ḥaqāʼiqi tawḥīdi-Ka wa-‘staʻmil-nī bi-‘l-qiyāmi bi-ḥaqqi-Ka wa-‘l-wuqūfi ʻalà ḥudūdi-Ka.

¡Oh Verdad (Ḥaqq)!, realiza mi esperanza de que pueda acceder a una de las realidades [esenciales] de Tu unidad y empléame en establecer Tu derecho (ḥaqq) y en permanecer en Tus límites.

يَا وَكِيلُ، اِجْعَلْني مِنَ المُتوَكِّلِينَ عَلَيْكَ فِي الأُمُورِ كُلِّهَا وَلاَ تَكِلْنِي إِلى نَفْسِي طَرْفَةَ عَينٍ وَلاَ أَقَلَّ مِنْها.

¡Yā Wakīlu!, iŷʻal-nī mina ‘l-mutawakkilīna ʻalay-Ka fī ‘l-umūri kulli-hā wa-lā takil-nī ilà nafs-ī ṭarfata ʻaynin wa-lā aqalla min-hā.

¡Oh Tú que Te Haces Cargo de Toda Necesidad y de Todo lo que Se Te Confía (Wakīl)!, concédeme formar parte de los que se confían a Ti en todos los asuntos y no me abandones a mí mismo durante el tiempo que dura un pestañeo, ni tampoco menos que esto.

يَا قَوِيُّ، قَوِّنِي عَلَى العَمَلِ بِكُلِّ طَاعَةٍ وَبِرٍّ وَقِني شَرَّ نَفْسِي وَشَرَّ كُلِّ ذِي شَرٍّ.

¡Yā Qawiyyu!, qawwi-nī ʻalà ‘l-ʻamali bi-kulli ṭāʻatin wa-birrin wa-qinī šarra nafs-ī wa šarra kulli ḏī šarrin.

¡Oh Fuerte (Qawī)!, fortaléceme para que obre con completa obediencia y fidelidad y protégeme del mal que proviene de mí mismo y del mal de todo aquel que posea algún rasgo de mal.

يَا مَتِينُ، اِجْعَلْ دِيني مَتِيناً وَيَقِيني قَوِياًّ مَكِيناً.

¡Yā Matīnu!, iŷʻal dīn-ī matīnan wa-yaqīn-ī qawiyyan makīnan.

¡Oh Firme (Matīn)!, haz que mi religión sea firme y que mi certeza sea fuerte y sólida.

يَا وَلِيُّ، اِجْعَلْني بِوِلاَيَتِكَ إِيَّايَ وَلِيًّا وَبِرِعَايَةِ حُقُوقِكَ وَفِيًّا.

¡Yā Walī!, iŷʻal-nī bi-wilāyati-Ka iyyāya waliyyan wa-bi-riʻāyati ḥuqūqi-Ka wafīyan.

¡Oh Tú el Más Próximo y Protector (Walī)!, por la proximidad y protección con la que me honras, concédeme ser uno de [Tus] más próximos y haz que pueda cumplir con la observancia de Tus derechos.

يَا حَمِيدُ، اِجْعَلْني مِنَ الحَامِدِينَ لَكَ وَالشَّاكِرِينَ وَاحْشُرْنِي تَحْت لِوَاءِ الحَمْدِ فِي زُمْرَةِ النَبِيِّينَ وَالصِدِّيقِينَ وَالشُّهَدَاءِ وَالصَّالحِينَ.

¡Yā Ḥamīdu!, iŷʻal-nī mina ‘l-ḥāmidīna la-Ka wa-‘š-šakirīna wa-‘ḥšur-nī taḥta liwāʼi ‘l-ḥamdi fī zumrati ‘n-nabiyyīna wa-‘ṣ-ṣiddīqīna wa-‘š-šuhadāʼi wa-‘ṣ-ṣāliḥīn.

¡Oh Tú Digno de Alabanza (Ḥamīd)!, concédeme formar parte de los que Te alaban y los que Te agradecen y congrégame [en el Día del Juicio] bajo el estandarte de la alabanza en el grupo formado por los Profetas, los sumamente sinceros, los mártires y los íntegros por su bondad.

يَا مُحْصِيَ كُلِّ شَيْءٍ عَدَداً وَإِحَاطَةً وَقَدْراً، اِجْعَلْني مِنَ المحْصِينَ لأَسمَائِكَ عَقْداً وَإِطَاقَةً وَحَصْراً.

¡Yā Muḥṣiya kulli šayʼin ʻadadan wa-iḥāṭatan wa-qadran!, iŷʻal-nī mina ‘l-muḥsīna li-asmāʼi-Ka ʻaqdan wa-iṭāqatan wa-ḥaṣran.

¡Oh Tú que Conoces los Atributos (Muḥṣī) de toda cosa en número, comprensión y medida!, concédeme ser uno de los se dedican a la enumeración sucesiva de Tus Nombres para conocerlos en profundidad con un compromiso que me sea vinculante, con mi máxima capacidad y con concentración.

يَا مُبْدِئُ يَا مُعِيدُ، اِجْعَلْني ممَّنْ يَبْدأُ بِمَحَابِّكَ عَلَى مُرَادِهِ وَاخْتِيَارِهِ وَيَعُودُ إِلى بَابِكَ بِصِدْقِ اعْتِمَادِهِ وَافْتِقَارِهِ.

¡Yā Mubdiʼu! ¡yā Muʻīdu!, iŷʻal-nī mim-man yabdaʼu bi-maḥābbi-Ka ʻalà murādi-hi wa-‘jtiyāri-hi wa-yaʻūdu ilà bābi-Ka bi-ṣidq iʻtimādi-hi wa-‘ftiqāri-hi.

¡Oh Tú que Inicias (Mubdiʼ)! ¡oh Tú que Haces Retornar al Origen (Muʻīd)!, concédeme ser de aquellos que comienzan amándoTe por propio deseo y elección y que retornan a Tu puerta con la sinceridad de su firme propósito y [la conciencia de] su pobreza existencial.

يَا مُحْيِي يَا مُمِيتُ، أَحْيِ قَلْبيَ بِوُجُودِ تَوْحِيدِكَ وَمَعْرِفَتِكَ وَأَمِت نَفْسِيَ بِشُهُودِ عَظَمَتِكَ وَهَيْبَتِكَ.

¡Yā Muḥyī! ¡yā Mumītu!, aḥyi qalb-ī bi-wuŷūd tawḥīdi-Ka wa-maʻrifati-Ka wa-amit nafs-ī bi-šuhūdi ʻaẓamati-Ka wa-haybati-Ka.

¡Oh Tú que Das la Vida (Muḥyī)! ¡oh Tú que Das la Muerte (Mumīt)!, vivifica mi corazón con el encuentro (wuŷūd) de Tu unidad existencial y Tu sabiduría y mata mi alma por la contemplación de Tu majestuosa grandeza y el temor reverencial que Tú inspiras.

يَا حَيُّ، أَحْيِني حَيَاةً طَيِّبَةً وَاسْقِني مِنْ شَرَابِ محَبَّتِكَ أَعْذَبَهُ.

¡Yā Ḥayyu!, aḥyi-nī ḥayātan ṭayyibatan wa-‘sqi-nī min šarābi maḥabbati-Ka aʻḏaba-hu.

¡Oh Vivo (Ḥayy)!, dame vivir una vida buena y apaga mi sed con la bebida más dulce de Tu amor.

يَا قَيُّومُ، هَبْ لي مِنْ مَعْرِفَةِ قَيُّومِيَّتِكَ مَا أَسْترِيحُ بِهِ مِنْ كَدِّ التدْبِيرِ، وَمِنْ مُشَاهَدَةِ أّلطَافِكَ مَا يَتيَسَّرُ بِهِ كُلُّ عَسِيرٍ.

¡Yā Qayyūmu!, hab lī min maʻrifati qayyūmiyyati-Ka mā astarīḥu bi-hi min kaddi ‘t-tadbīri wa-min mušāhadati alṭāfi-Ka mā yatayassaru bi-hi kullu ʻasīrin.

¡Oh Subsistente por Ti Mismo (Qayyūm)!, dame el conocimiento (maʻrifa) de Tu subsistencia que me libre de la molestia propia de la gestión y dame asimismo todo aquello que de la contemplación de Tus favores sutiles me facilite toda dificultad.

يَا وَاجِدُ، أَوْجِدْنِي مِنْ جُودِكَ وَجْداً بَالِغاً وَوُجُوداً، وَأَنِلْني مِنْ عِرْفَانِ وَحْدَانِيَّتِكَ عَطَاءً سَابِغاً وَجُوداً.

¡Yā Wāŷidu!, awŷid-nī min ŷūdi-Ka waŷdan bāligan wa-wuŷūdan wa-anil-nī min ʻirfāni waḥdāniyyati-Ka ʻaṭāʼan sābigan wa-ŷūdan.

¡Oh Tú que Percibes y Encuentras en el Seno de Tu Inmensa Opulencia (Wāŷid)!, haz que encuentre procedente de Tu generosa liberalidad una riqueza, alegría, amor ardiente y éxtasis (waŷd) completos, y dame existencia; y procúrame del conocimiento de Tu unicidad un don abundante y generoso.

يَا مَاجِدُ فأَوْصَافُهُ مَجِيدَةٌ وَأَسمَاؤُهُ حُسْنَى، أَعْطِني مِنْ مُجَاهِدَةِ الهِمَّةِ مَا أَرْقَى بِهِ إِلى المحَلِّ الأَسْنَى.

¡Yā Māŷidu – fa-awṣāfu-Hu maŷīdatun wa-asmāʼu-Hu ḥusnà!, aʻṭinī min muŷāhidati ‘l-himmati mā arqà bi-hi ilà ‘l-maḥalli ‘l-asnà.

¡Oh Glorioso (Māŷid) – pues Sus cualidades son gloriosas y Sus Nombres son [los] más hermosos!, dame el esfuerzo insistente originado en el anhelo espiritual que me eleve a la cima más resplandeciente.

يَا وَاحِدُ، اِجْعَلْني مُوجِداً بِوُجُودِ وَحْدَانِيَّتِكَ[24] مُؤَيَّداً بِشُهُودِ فَرْدَانِيَّتِكَ.

¡Yā Wāḥidu!, iŷʻal-nī mūŷidan bi-wuŷūdi waḥdāniyyati-Ka muʼayyadan bi-šuhūdi fardāniyyati-Ka.

¡Oh Único (Wāḥid)!, concédeme estar perdidamente enamorado de la existencia de Tu Unicidad y afírmame en la contemplación de Tu singularidad.

يَا صَمَدُ، ارْزُقْني صَمَدِيَّةً تقْتضِي دَوَامَ الحُضُورِ وَاِجْعَلْني مِمَّنْ يَصْمُدُ إِلَيْكَ بِهِمَّتِهِ فِي جمِيعِ الأُمُورِ.

¡Yā Ṣamadu!, urzuq-nī ṣamadiyyatan taqtaḍī dawāma ‘l-ḥuḍūri wa-iŷʻal-nī mim-man yaṣmudu ilay-Ka bi-himmati-hi fī ŷamīʻi ‘l-umūr.

¡Oh Centro Independiente y Eterno, Sentido y Orientación de todos, Provisor de sus necesidades (Ṣamad)!, provéeme con la autosuficiencia (ṣamadiyya) que implique la presencia continua [en Tu contemplación] y concédeme formar parte de los que se dirigen a Ti con anhelo espiritual (himma) en todos los asuntos.

يَا قَادِرُ، اخْلُقْ لي قُدْرَةً صَالحَةً لاِكْتِسَابِ الطَّاعَات وَقُوَّةً مَانِعَةً مِنِ ارْتِكَابِ المُخَالَفَاتِ.

¡Yā Qādiru!, ujluq lī qudratan ṣāliḥatan li-‘ktisābi ‘ṭ-ṭāʻāti wa-quwwatan māniʻatan min irtikābi ‘l-mujālafāt.

¡Oh Poderoso (Qādir)!, crea para mí un poder benéfico que me permita adquirir actos de obediencia y crea asimismo una fuerza que me impida dejarme llevar por los actos que signifiquen oponerme [a Tus decretos].

يَا مُقْتَدِرُ، اِجْعَلْني بِشُهُودِ اقْتِدَارِكَ وَرَهْبَتِكَ مِمَّنْ يَتَأَدَّبُ بَيْنَ يَدَيْكَ فِي سُكُونِهِ وَحَرَكَتِهِ.

¡Yā Muqtadiru!, iŷʻal-nī bi-šuhūdi ‘qtidāri-Ka wa-rahbati-Ka mim-man yataʼaddabu bayna yaday-Ka fī sukūni-hi wa-ḥarakati-hi.

¡Oh Poderoso en Grado Sumo (Muqtadir)!, concédeme por la contemplación de Tu omnipotencia y el temor reverencial que Tú me inspiras formar parte de los que se comportan con la etiqueta debida ante Ti tanto cuando están quietos y como cuando están en movimiento.

يَا مُقَدِّمُ يَا مُؤَخِّرُ، قَدِّمْني فِي حِلْيَةِ السَّابِقِينَ إِلى دَارِ السَّلاَمِ وَلاَ تُؤَخِّرْنِي مَعَ الهَالِكِينَ بِاجْتِرَاحِ الآثَامِ.

¡Yā Muqaddimu! ¡yā Muʼajjiru!, qaddim-nī fī ḥilyati ‘s-sābiqīna ilà dāri ‘s-salāmi wa-lā tuʼajjir-nī maʻa ‘l-hālikīna bi-‘ŷtirāmi ‘l-āṯām.

¡Oh Tú que Adelantas (Muqaddim)! ¡oh Tú que Retrasas (Muʼajjir)!, adelántame de modo que forme parte del adorno (ḥilya) del grupo de los avanzados en pos de la Casa de la Paz y no me retrases junto a los condenados por las culpas cometidas.

يَا أَوَّلُ يَا آخِرُ، اكْتُبْني عِنْدَكَ فِي أَوَائِلِ السَّابِقِينَ وَاِخْتِمْ لِي بِخَوَاتِمِ أَهْلِ اليَقِين.

¡Yā Awwalu! ¡yā Ājiru!, uktub-nī ʻinda-Ka fī awāʼili ‘s-sābiqīna wa-ijtim lī bi-jawātimi ahli ‘l-yaqīn.

¡Oh Primero (Awwal)! ¡oh Último (Ājir)!, prescribe que forme parte junto a Ti de los primeros de entre los más avanzados y haz que mi estado final sea el de la gente de la certeza.

يَا ظَاهِرُ يَا بَاطِنُ، حَسِّنْ ظَاهِرِي بِوَظَائِفِ الدِينِ وَزَيِّنْ بَاطِنِي بِلَطَائِفِ اليَقِينِ.

¡Yā Ẓāhiru! ¡Yā Bāṭinu!, ḥassin ẓāhirī bi-waẓāʼifi ‘d-dīn wa-zayyin bāṭinī bi-laṭāʼifi ‘l-yaqīn.

¡Oh Exterior (Ẓāhir)! ¡oh Interior (Bāṭin)!, embellece y mejora mi dimensión exterior con los servicios asignados por la religión y adorna mi dimensión interior con las sutilezas de la certeza.

يَا وَالِي، تَوَلَّني بِهِدَايَتِكَ وَاِجْعَلْني مِنْ خَاصَّتِكَ وَأَهْلِ وِلاَيَتِكَ.

¡Yā Wālī!, tawalla-nī bi-hidāyati-Ka wa-‘ŷʻal-nī min jāṣṣati-Ka wa-ahli wilāyati-Ka.

¡Oh Gobernador y Protector más Próximo (Wālī)!, hazTe cargo de mí mediante Tu guía y concédeme formar parte de Tu privanza y de la gente próxima a Ti que está bajo Tu gobierno y Tu protección.

يَا مُتَعَالِي، ارْزُقْني مِنْ شُهُودِ تَعَالِيِكَ مَا يُنِيرُ الظُّلُمَات وَيُوَضِّحُ المُشْكِلاَتِ.

¡Yā Mutaʻālī!, urzuq-nī min šuhūdi taʻāliyi-Ka mā yunīru ‘ẓ-ẓulumāti wa-yuwaḍḍiḥu ‘l-muškilāt.

¡Oh Elevadísimo en Grado Sumo (Mutaʻālī)!, dame en provisión aquel aspecto de la contemplación de Tu suma elevación que ilumine las tinieblas y aclare los problemas.

يَا بَرُّ، اِجْعَلْني عِنْدَكَ بَراًّ تَقِياًّ وَمِنْ بِرِّكَ رَاضِيًا مَرْضِيًّا.

¡Yā Barru!, iŷʻal-nī ʻinda-Ka bārran taqiyyan wa-min birri-Ka rāḍiyan marḍīyan.

¡Oh Tú de Bondad Amplia y Benefactora (Barr)!, concédeme ser bondadoso y temeroso junto a Ti y concédeme por Tu bondad amplia y benefactora alcanzar el estado en el que esté satisfecho y en el que Te procure satisfacción.

يَا تَوَّابُ، ارْزُقْني إِلَيْكَ توْبَةً نَصُوحاً ولاَ تدَعْ لي إِلى المُخَالَفَةِ مَيْلاً وَلاَ جُنُوحاً.

¡Yā Tawwābu!, urzuq-nī ilay-Ka tawbatan naṣūḥan wa-lā tadaʻ lī ilà al-mujālafati maylan wa-lā ŷunūḥan.

¡Oh Tú que Siempre Tornas y Haces Tornar hacia Ti (Tawwāb)!, dame en provisión tornarme hacia Ti en arrepentimiento de manera sincera y no permitas que me incline ni tienda hacia la oposición [a Tu dictamen].

يَا مُنْتَقِمُ، لاَ تنْتقِمْ مِنيِّ بِاقْترَافِ الزَّلَلِ وَوَفِّقْنِي لِصَالِحِ القَوْلِ وَالعَمَلِ.

¡Yā Muntaqimu!, lā tantaqim min-nī bi-‘qtirāfi ‘z-zalali wa-waffiq-nī li-ṣāliḥi ‘l-qawli wa-‘l-ʻamali.

¡Oh Vengador (Muntaqim)!, no Te vengues de mí por las vilezas perpetradas y asísteme para que pueda pronunciar la buena palabra y llevar a cabo la buena obra.

يَا عَفُوُّ، اعْفُ عَنيِّ بِفَضْلِكَ وَإِحْسَانِكَ وَعَامِلْني بِكَرَمِكَ وَامْتِنَانِكَ.

¡Yā ʻAfūwu!, uʻfu ʻan-nī bi-faḍli-Ka wa-iḥsāni-Ka wa-ʻāmil-nī bi-karami-Ka wa-‘mtināni-Ka.

¡Oh Tú que Borras las Faltas (ʻAfū)!, borra mis faltas por la gracia de Tu favor así como por Tu don que extiende el bien y la belleza y trátame con la generosa nobleza y el don benevolente propios de Ti.

يَا رَؤُوفُ، كُنْ لِي فِي الدَّارَيْنِ رَؤُوفاً رَحِيماً وَاقْسِمْ لي مِنْ الرَّأْفَةِ بِالمُؤْمِنِينَ قِسْماً وَافِراً وَحَظاًّ عَظِيماً.

¡Yā Raʼūf!, kun lī fī ‘d-dārayna raʼūfan raḥīman wa-‘qsim lī min ‘r-raʼfati bi-‘l-muʼminīna qisman wāfiran wa-ḥaẓẓan ʻaẓīman.

¡Oh Tú de Extremada Benevolencia, Bondad y Compasión (Raʼūf)!, sé sumamente benevolente y misericordioso conmigo en las dos moradas [– la más próxima y la última –] y concédeme una enorme y abundante porción de benevolencia, bondad y compasión hacia los que están seguros [de Ti y por Ti] (muʼmin).

يَا مَالِكَ المُلْكِ، أَعُوذُ بِكَ مِنْ مَسَالِكِ المُلْكِ.

¡Yā Mālika ‘l-Mulk!, aʻūḏu bi-Ka min masāliki ‘l-mulk.

¡Oh Dueño del Reino (Mālika ‘l-Mulk)!, me refugio en Ti de los caminos del reino [físico].

يَا ذَا الجَلاَلِ وَالإِكْرَامِ، أَعِذْنِي مِنَ الضَّلاَلِ وَالإِجْرَامِ.

¡Yā Ḏā ‘l-Ŷalāli wa-‘l-Ikrāmi!, aʻiḏ-nī mina ‘ḍ-ḍalāli wa-‘l-iŷrām.

¡Oh Tú de Nobleza Majestuosa y Generosa (Ḏū ‘l-Ŷalāl wa-‘l-Ikrām)!, concédeme el refugio ante el extravío y el delito.

يَا مُقْسِطُ، اسْتعْمِلْني بِالْقِسْطِ فِي جمِيعِ أَحْوَاليِ بِفَضْلِكَ وَلاَ تُعَامِلْني بِقِسْطِكَ وَعَدْلِكَ.

¡Yā Muqsiṭu!, istaʻmil-nī bi-‘l-qisṭi fī ŷamīʻi aḥwālī bi-faḍli-Ka wa-lā tuʻāmil-nī bi-qisṭi-Ka wa-ʻadli-Ka.

¡Oh Juez Equitativo (Muqsiṭ)!, ocúpame en la práctica de la equidad en todos mis estados por la gracia de Tu favor y no me trates con Tu equidad y Tu justicia absolutas.

يَا جَامِعُ، اجمَعْ مُفْتَرِقَات كَوْنِي فِي جَمْعِ الجَمْعِ بَيْنَ يَدَيْكَ وَارْزُقْني يَوْمَ الجَمْعِ قُرْبَكَ وَالنَّظَرَ إِلَيْكَ.

¡Yā Ŷāmiʻu!, iŷmaʻ mutafarriqāt kawn-ī fī ŷamʻi ‘l-ŷāmʻi bayna yaday-Ka wa-‘rzuq-nī yawma ‘l-ŷamʻi qurba-Ka wa-‘n-naẓara ilay-Ka.

¡Oh Tú que Reúnes (Ŷāmiʻ)!, reúne las diversas partes de mi ser en la reunión de la reunión (ŷamʻu ‘l-ŷamʻi, es decir el grado de la unidad) ante Ti y provéeme el día de la reunión [i.e. el día del juicio] con Tu cercanía y la visión de Ti.

يَا غَنِيُّ، اِجْعَلْني غَنِياًّ بِافْتِقَارِي إِلى كَرَمِكَ وَأَفْضَالِكَ وَكُنْ بِي حَفِياًّ يَوْمَ وُرُودِي عَلَيْكَ بِإِحْسَانِكَ وَإِجمَالِكَ.

¡Yā Ganī!, iŷʻal-nī ganiyyan bi-‘ftiqārī ilà karami-Ka wa-afḍāli-Ka wa-kun bī ḥafiyyan yawma wurūd-ī ʻalay-Ka bi-iḥsāni-Ka wa-iŷmāli-Ka.

¡Oh Tú de Riqueza Auto-Suficiente (Ganī)!, concédeme el contento por medio de mi pobreza ante Tu generosidad y Tus dones y sé atento conmigo el día de mi llegada ante Ti otorgándome el don de Tu perfeccionamiento en el bien y la belleza.

يَا مُغْنِيُ، أَغْنِنِي عَنِ العَوَالِمِ كُلِّهَا بِالانْقِطَاعِ إِلَيْكَ وَأَعِنِّي عَلَى أُمُورِي بِصِدْقِ التَوْكِيلِ عَلَيْكَ.

¡Yā Mugnī!, agni-nī ʻani ‘l-ʻawālimi kulli-hā bi-‘l-inqiṭāʻi ilay-Ka wa-aʻin-nī ʻalà umūrī bi-ṣidqi ‘t-tawkīli ʻalay-Ka.

¡Oh Enriquecedor (Mugnī)!, enriquéceme de modo que prescinda de todos los mundos por mi dedicación exclusiva a Ti y ayúdame en mis asuntos por mi entrega confiada y sincera a Ti

يَا مَانِعُ، امْنَعْني بِلُطْفِ عِنَايَتِكَ مِنْ شَرِّ الأَشْرَارِ وَاحْفَظْني بحُسْنِ رِعَايَتِكَ مِنَ اقْتِحَامِ الأَوْزَارِ.

¡Yā Māniʻu!, imnaʻ-nī bi-luṭfi ʻināyati-Ka min šarri ‘l-ašrāri wa-‘ḥfaẓ-nī bi-ḥusni riʻāyati-Ka mina ‘qtiḥāmi ‘l-awzār.

¡Oh Tú que Impides (Māniʻ)!, impíde que caiga en el mal de males por la bondad (luṭf) de Tu cuidado solícito y protégeme de caer en la precipitación ciega que conduce a los crímenes por Tu mejor vigilancia y cuidado.

يَا ضَارُّ يَا نَافِعُ ، اِجْعَلْني ممَّنْ يُضَرُّ بِدُنْيَاهُ لِطَلَبِ الآخِرَةِ وَيَذَرُ هَوَاهُ وَمُنَاهُ لِشُهُودِ المَنَافِعِ الفَاخِرَةِ.

¡Yā Ḍārru! ¡yā Nāfiʻu!, iŷʻal-nī mim-man yuḍarru bi-dunyā-hu li-ṭalabi ‘l-ājirati wa-yaḏaru hawā-hu wa-munāhu li-šuhūdi ‘l-manāfiʻi ‘l-fājira.

¡Oh Perjudicador (Ḍārr)! ¡Oh Beneficiador (Nāfiʻ)!, concédeme formar parte de los que son perjudicados en su estancia en la morada más próxima para buscar la última morada y dejan sus caprichos y sus deseos para contemplar los frutos preciosos.

يَا نُورَ السَّمَوَات وَالأَرْضِ بمَعْنَى الهِدَايَةِ لأَهْلِهَا وَالإِرْشَادِ، اِجْعَلْ لي نُوراً أَمْشِي بِهِ فِي العِبَادِ.

¡Yā Nūra ‘s-samawāti wa-‘l-arḍi bi-maʻnà ‘l-hidāyati li-ahli-hā wa-‘l-iršādi!, iŷʻal lī nūran amšī bi-hi fī ‘l-ʻibād.

¡Oh Luz (Nūr) de los cielos y la tierra, con el significado de guía y dirección a su gente!, concédeme una luz con la que camine entre los siervos.

يَا هَادِي، اهْدِنِي لأَحْسَنِ الأَعْمَالِ وَزَيِّنِّي بِأَشْرَفِ الأَحْوَالِ.

¡Yā Hādī!, ihdi-nī li-aḥsani ‘l-aʻmāl wa-zayyin-nī bi-ašrafi ‘l-aḥwāl.

¡Oh Guía (Hādī)!, guíame para que lleve a cabo las mejores y más bellas obras y adórname con el más noble de los estados.

يَا بَدِيعَ السَّمَوَات وَالأَرْضِ عَنْ غَيْرِ قِيَاسٍ وَلاَ مِثَالٍ، أَظْهِرْ لي مِنْ بَدَائِعِ حِكْمَتِكَ مَا يَنْفِي كُلَّ اِلْتِبَاسٍ وَيُوَضِّحُ كُلَّ إِشْكَالٍ.

¡Yā Badīʻa ‘s-samawāti wa-‘l-arḍi ʻan gayri qiyāsin wa-lā miṯālin!, aẓhir lī min badāʼiʻi ḥikmati-Ka mā yanfī kulla ‘ltibāsin wa-yuwaḍḍiḥu kulla iškālin.

¡Oh Productor (Badīʻ) de los cielos y la tierra sin comparación ni modelo!, muéstrame aquellas maravillas de Tu sabiduría que expulsen toda confusión y aclaren toda obscura ambigüedad.

يَا بَاقِي، فَلاَ انْتِهَاءَ لِبَقَائِهِ وَلاَ آخِرَ، هَبْ لي مِنْ مَقَامِ البَقَاءِ الحَظَّ الوَافِرَ.

¡Yā Bāqī, fa-lā ‘ntihāʼa li-baqāʼi-Hi wa-lā ājir!, hab lī min maqāmi ‘l-baqāʼi ‘l-ḥaẓẓa ‘l-wāfira.

¡Oh Permanente (Bāqī), pues Su permanencia no tiene final ni último!, concédeme la porción más abundante en el lugar de la permanencia en Ti.

يَا وَارِثُ، اُخْصُصْنِي مِنْ وِرَاثَةِ خَوَاصِّكَ بمَقَامٍ كَرِيمٍ وَاِجْعَلْني بِفَضْلِكَ مِنْ وَرَثَةِ جَنَّةِ النَّعِيمِ.

¡Yā Wāriṯ!, ujṣuṣ-nī min wirāṯati jawāṣṣi-Ka bi-maqāmin karīmin wa-‘ŷʻal-nī bi-faḍli-Ka min waraṯati ŷannati ‘n-naʻīm.

¡Oh Heredero (Wāriṯ)!, dame en atribución la herencia de Tus propiedades cualitativas en una estación noble y generosa y concédeme formar parte de los herederos del paraíso de la dicha por la gracia de Tu favor.

يَا رَشِيدُ، أَرْشِدْنِي إِلى طَاعَتِكَ وَمحَبَّتِكَ وَاِجْعَلْني مُرْشِداً لِعِبَادِكَ إِلى طَرِيقِ توْحِيدِكَ وَمَعْرِفَتِكَ.

¡Yā Rašīd!, aršid-nī ilà ṭāʻati-Ka wa-maḥabbati-Ka wa-‘ŷʻal-nī muršidan bi-ʻibādi-Ka ilà ṭarīqi tawḥīdi-Ka wa-maʻrifati-Ka.

¡Oh Tú que Diriges por el Camino Recto Y Obras con Rectitud (Rašīd)!, condúceme por el camino recto para que pueda llegar a obedecerTe y amarTe y concédeme servir de guía a Tus siervos hacia el camino de Tu unidad y Tu sabiduría.

يَا صَبُورُ، صَبِّرْنِي عَلَى طَاعَتِكَ وَعَنْ مَعْصِيَتِكَ وَاجْعَلْني صَبُوراً فِي بَلْوَاكَ وَعَافِيَتِكَ.

¡Yā Ṣabūr!, ṣabbir-nī ʻalà ṭāʻati-Ka wa-ʻan maʻṣiyati-Ka wa-‘ŷʻal-nī ṣabūran fī balwā-Ka wa-ʻāfiyati-Ka.

¡Oh Tú de Suma Paciencia (Ṣabūr)!, haz que persevere en obedecerTe y en el rechazo a desobedecerTe y concédeme ser paciente ante Tu prueba y ante el bienestar que Tú concedes.

ومن أراد أن يدعو لهذه الأسماء الكريمة وينحو تلك المناحي المستقيمة فليتحلّ بحلية الإخلاص وصدق وليصحح عقيدته على مذاهب أهل الحقّ وليتحرّ الأوقات المخصوصة بإجابة الدعوات وإعطاء النوال والحالات المضمونة[25] فيها إسعاف الرغبة وبلوغ الآمال.

Quien desee recitar súplicas dirigidas a estos Nombres generosos y seguir estas rectas directrices, que se adorne con el ornato de la adhesión pura (ijlāṣ) y la sinceridad, que corrija su creencia (ʻaqīda) de acuerdo con las vías de la gente de la Verdad, y que se afane [en la súplica] en los tiempos particulares en los que las súplicas son respondidas y el don es concedido, pues en estos tiempos se garantiza el cumplimiento del deseo y la consecución de las esperanzas.

ثمّ يبالغ في الحمد والثناء وليصلّ على سيّد الرسل والأنبياء. ثمّ ليذكر الكلمة المعظمة مقروءة بحرف النداء والطلب وليجر على نسق ما ذكرناه من وجوه الرغب والرهب مقتديا في ذلك بالإمام الفاضل الكامل الذي نرجو من المولى الكريم التوفيق لسلوك سبيله القويم وصراطه المستقيم سيّدنا ووسيلتنا إلى ربّنا أبي طالب المكّي قدّس الله روحه حيث يقول في بعض كلامه “واستحبّ له أن يدعو الله عزّ وجلّ بأسمائه التسعة والتسعين في كلّ يوم أو ليلة مرّة. فإنّه روي عن النبي صلى الله عليه وسلم “من أحصاها دخل الجنّة”. وهي مفرقة في جميع القرآن. فمن دعا الله تعالى بها مخلصا موقنا كان كمن ختمه. وأفضل الأوقات المرجو فيها الإجابة أربعة أوقات: عند السحر وعند طلوع الشمس وعند غروبها وبين الأذان والإقامة”. ثمّ قال بعد كلام ذكره: “فإذا دعا الله سبحانه فليدعه بمعاني أسمائه فإنّها صفاته وهو يحبّ ذلك وإنّما أظهرها ليعرف بها وليدعى بها مثل أن يقول: يا جبّار اجبر قلبي؛ يا غفّار اغفر ذنبي؛ يا توّاب تب عليّ؛ يا سلام سلّمني” انتهى.

Después, que se extienda en la alabanza y la glorificación y que bendiga al señor de los enviados y profetas. A continuación, que recuerde la palabra inmensa [i.e. Allāh] pronunciada con la partícula de invocación y búsqueda,[26] y que lo lleve a cabo con deseo y temor tal como hemos mencionado imitando con ello al imām excelente y perfecto – cuya vía sólidamente establecida y cuyo camino recto esperamos que el Señor generoso nos conceda recorrer –, nuestro señor y vínculo con nuestro Señor, Abū Ṭālib al-Makkī – que Dios santifique su espíritu – cuando dijo: “Es recomendable que suplique a Dios – sea glorificado y exaltado – mediante Sus 99 Nombres una vez cada día o cada noche, pues se ha transmitido que el Profeta – la bendición y la paz de Dios estén con él – dijo: «Quien llegue a conocer [los Nombres] en profundidad enumerándolos sucesivamente entrará en el Paraíso». Los Nombres están diseminados por todo el Corán, de modo que quien suplica a Dios – sea ensalzado – mediante ellos con sinceridad pura y certeza es como quien culmina la lectura completa [del Corán].[27] Los mejores momentos para esperar que las súplicas sean respondidas son cuatro: en el momento previo al alba, cuando sale el sol [i.e. durante el alba], cuando se pone [i.e. durante el ocaso] y entre la llamada para acudir a la oración (aḏān) y la llamada para ponerse en pie y dar comienzo a la oración (iqāma)”.[28] Después de mencionarlos dijo: “Cuando [el siervo] suplique a Dios – sea glorificado –, que Le suplique utilizando los significados de Sus Nombres pues constituyen Sus atributos y Él ama que [se Le suplique mediante ellos]. [Dios] sólo manifestó [Sus atributos] para ser conocido por ellos y para que se Le dirigieran súplicas por medio de los mismos como cuando dices: ¡Oh Tú que por Tu constricción restauras las fracturas sin cesar!, complace y restaura mi corazón. ¡Oh Tú que cubres con Tu Perdón sin cesar!, cubre mi falta con Tu perdón. ¡Oh Tú que siempre tornas y haces tornar hacia Ti!, tórnaTe hacia mí. ¡Oh Paz Íntegra!, presérvame en la integridad concediéndome la paz”.[29]

وليصدق أمله بعد ذلك في إجابة دعائه وقبول ندائه وإبلاغه المرام والمراد وإنجازه ما وعده ربّه . فإنّه لا يخلف الميعاد.

Y que tenga sincera esperanza tras esto en que su súplica será respondida y su invocación aceptada, que se satisfará su deseo y se cumplirá lo que su Señor le prometió. Y Él no falta a Su promesa.

فهذا يا أخي ما أردنا ذكره على نحو ما طلبته. ولولا فتح الإمام بابه ورفع حجابه ما تجاسرت أن أحوم حول هذا المشرع ولا أن أورد كلمة في هذا المنزع. والله تعالى ولي العفو والغفران والتجاوز عمّا صدر منّا في هذا الشأن. ولا حول ولا قوة إلاّ بالله العليّ العظيم. وصلّى الله على سيّدنا محمد وعلى آله وسلّم أفضل الصلاة والتسليم. والحمد الله ربّ العالمين.

Esto – hermano mío – es lo que hemos querido mencionar según lo que me pediste. Y si no fuera porque el imām [Abū Ṭālib al-Makkī] abrió la puerta [de este tema] y levantó el velo, no me hubiera atrevido a perseverar en este camino ni a exponer palabra alguna sobre este propósito. Y Dios – sea ensalzado – es el que posee la autoridad para borrar, cubrir con Su perdón y dejar pasar todo lo que procede de nosotros [y no de Él] en este asunto. No hay poder ni fuerza sino en Dios y por medio de Él, el Elevadísimo, el Inmenso. Y que Dios bendiga con la mejor de las bendiciones y preserve con la mejor de las paces a nuestro señor Muḥammad y a su familia. Y la alabanza pertenece a Dios, Señor de los mundos.

تم بحمد الله


[1] La referencia clásica sobre Ibn ʻAbbād es Paul Nwyia, Ibn ʻAbbād de Ronda, 1332-1390; un mystique prédicateur à la Qarawīyīn de Fès (Beirut: Impr. catholique, 1961).

[2] Ibn ʻAbbād, Lettres de Direction Spirituelle. Collection majeure. al-Rasā’il al-Kubrā. Édition critique par Kenneth L. Honerkamp (Beirut: Dar el-Machreq, 2005).

[3] Colección editada por el Padre Paul Nwyia como Ibn ʻAbbād al-Rundī, Lettres de Direction Spirituelle. ar-Rasāʼil aṣ-Ṣugrā. Édition critique par Paul Nwyia (Beirut: Dar el-Machreq, 1974 y 1986). Existe traducción inglesa de John Renard. Cf. Ibn ʻAbbād of Ronda, Letters on the Sūfī path. Translation and Introduction by John Renard, S.J. (Nueva York: Paulist Press, 1986).

[4] Paul Nwyia en Ibn ʻAbbād al-Rundī, Lettres de Direction Spirituelle. ar-Rasāʼil aṣ-Ṣugrā. Édition critique par Paul Nwyia (Beirut: Dar el-Machreq, 1986), 204-212.

[5] Existe traducción completa en el Ms. Biblioteca Nacional de Madrid 5223, ff. 23v-33v y otra traducción parcial diferente en el Ms. Biblioteca Nacional de Madrid 5380, ff. 26r-35v.

[6] Pedro Longás Bartabás, Vida religiosa de los moriscos (Madrid: E. Maestre, 1915), 111-121. Este libro se encuentra en dominio abierto y puede descargarse en < http://www.archive.org/details/vidareligiosadel00longuoft >.

[7] Cf. Xavier Casassas, Los Siete Alhaicales y otras plegarias aljamiadas de mudéjares y moriscos (Córdoba: Almuzara, 2007), 91-104. Puede consultarse una comparativa de los dos manuscritos, la versión de Longás y la versión corregida de Casassas en su sitio web < http://www.arabic-islamic.org/aljamiado/ibn_abbad/ >.

[8] Ibn ʻArabī, al-Nūr al-asnà bi-munāŷāti Allāh bi-Asmāʼi-Hi al-ḥusnà (El Cairo, 1924). Osman Yahya en el catálogo de las obras de Ibn ʻArabī en su Histoire et Classification de l’oeuvre d’Ibn ʻArabī (Damasco, 1964) no recoge esta oración.

[10] Texto árabe según la edición de Paul Nwyia en Ibn ʻAbbād al-Rundī, Lettres de Direction Spirituelle. ar-Rasāʼil aṣ-Ṣugrā. Édition critique par Paul Nwyia (Beirut: Dar el-Machreq, 1986), 204-212. Agradezco al Padre Salah Aboujaoude, S.J., director de la editorial Dar el-Machreq de Beirut, su amable permiso para publicar el texto árabe de esta oración en la edición crítica del Padre Paul Nwyia, S.J., y publicado por su editorial. Las modificaciones respecto a la edición de Nwyia se indican en nota.

[11] Para este hadiz popular, véase Šams al-Dīn Muḥammad b. ʻAbd al-Raḥmān al-Sajāwī, al-Maqāṣid al-ḥasana fī al-aḥādīṯ al-muštahira ʻalà al-alsina, n. 805.

[12] Sulaymān b. Aḥmad al-Ṭabarānī, Kitāb al-duʻā, n. 8.

[13] Cf. Abū Ṭālib al-Makkī, Qūt al-qulūb (El Cairo: Dār al-rašād, 1991), I 90.

[14] Cf. al-Bujārī, Ṣaḥīḥ, n. 2545 y 6870.

[15] Corrijo la edición de bi-qalamin salīm por bi-qalbin salīm al tratarse de una errata evidente (cf. Corán 26, 89).

[16] Modifico استعلمني en la edición de Nwyia por استعملني, pues el significado de استعلمني ‘inquirir’, ‘informarse a través de alguien’ no parece adecuado en este contexto, mientras que استعملني sí que se adecua. استعمل es además una palabra habitual en el vocabulario de Ibn ʻAbbād quien suele utilizarla, como ocurre también en este caso, rigiendo la particula bi-.

[17] Cf. Fut. II, 523.

[18] Título de la obra de Ŷāmī, Nafaḥāt al-uns.

[19] Modifico la edición de Nwyia. Su edición da man ʻamilta fī-hi ‘l-jayr. Sin embargo, al tratarse de una alusión a Corán 8: 23 {Y si Dios hubiera reconocido (ʻalima) en ellos algún bien, les habría hecho oír…}, en lugar de ʻamilta debe entenderse ʻalimta.

[20] Modifico la edición de Nwyia. Su edición da maḥḍūr con el significado de ‘presenciado’, ‘habitado por una presencia’, mientras que maḥẓūr ‘vedado’, ‘prohibido’ parece adecuarse más al contexto. Es frecuente la confusión de y en las fuentes manuscritas.

[21] Modifico Ḥakīm en la edición de Nwyia por Ḥakam ya que el Nombre al-Ḥakīm aparece dos veces en su edición, mientras que en la lista de al-Walīd b. Muslim, que sigue Ibn ʻAbbād, el Nombre correspondiente es al-Ḥakam.

[22] Modifico la edición de Nwyia quien lee ¡Yā Mugīṯ!, agiṯ-nī… ‘¡Oh Socorredor!, socórreme…’ por ¡Yā Muqīt!, aqit-nī… por dos motivos: en primer lugar, porque el nombre que corresponde a la lista de al-Walīd b. Muslim que sigue Ibn ʻAbbād es al-Muqīt y no al-Mugīṯ; y en segundo lugar, porque encontramos en la súplica de este Nombre palabras de la misma raíz de la que procede al-Muqīt – Q W T – como aqwāt ‘alimentos’, así como de la raíz W Q T en awqāt ‘momentos’, pero no de la raíz G W Ṯ.

[23] Véase nota 16.

[24] Modifico wiŷdāniyya en la edición de Nwyia por waḥdāniyya. Wiŷdāniyya con el significado de ‘percepción extática con el sentido interno’ no parece adecuarse al contexto, mientras que waḥdāniyya ‘unicidad’, ‘cualidad de único’ se adecua a la raíz del nombre al-Wāḥid y se relaciona semánticamente con fardāniyya ‘singularidad’.

[25] Corrijo المضمون por المضمونة.

[26] Es decir, que pronuncie Allāh ‘Oh Dios’ anteponiendo la partícula vocativa .

[27] Ibn ʻAbbād enlaza en este punto dos citas separadas del libro de Abū Ṭālib al-Makkī, si bien ambas de la misma página.

[28] Abū Ṭālib al-Makkī, loc. cit.

[29] Abū Ṭālib al-Makkī, loc. cit.

Anuncios

2 comentarios »

  1. Y hay posibilidad, tal vez, de saber el nombre del autor o autores del estudio y la traducción de esta obra de Ibn Abbad?

    Comentario por Anónimo — octubre 29, 2011 @ 9:28 pm

  2. Estimado Sr. o Sra.,

    En atención a su solicitud, he agregado una pequeña nota sobre la autoría en el margen superior derecho del blog. Le agradezco su interés.

    Reciba saludos cordiales,
    JB

    Comentario por hikamilahiyya — noviembre 2, 2011 @ 7:54 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: